“De mi casa al mundo”. Este podría ser el resumen de lo acontecido en muchos hogares desde que el pasado 2020 irrumpiera en nuestras vidas la pandemia del Covid-19. A pesar de los múltiples confinamientos, en los que las restricciones de movilidad o de contacto con terceras personas ha sido la tónica, esto no ha impedido que, como seres sociales que somos, continuemos comunicándonos.

Según el informe Digital 2021 elaborado por Hootsuite y We Are Social, un 60% de la población mundial (4.660 millones de personas) es usuaria de Internet, lo que supone un 7,3% más respecto a hace un año. Además, ahora hay 4.200 usuarios de redes sociales, lo que representa un crecimiento interanual de más del 13% (490 millones de usuarios nuevos).

Es evidente que, en cierta medida, esta crisis mundial nos ha obligado a todos a abrazar nuestro potencial digital. Quien más y quien menos, ha vivido en primera persona una videollamada en Zoom, Meet, Hangout, Teams o WhatsApp. No importa en qué ámbito o qué contexto. ‘Todos’ queríamos conectar. Porque es precisamente ese contacto, que por otras sendas era inviable, el que necesitábamos o, porque no, necesitamos.

En este sentido, los líderes que identificaron esa necesidad de conexión han sido los que más han brillado en la gestión de esta crisis y han sabido generar ese ‘engagement’ con su público, bien sean empleados, clientes, stakeholders o la población en general.

Así, en este “de mi casa al mundo”, vimos a la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Arden, compartiendo en sus cuentas de Facebook e Instagram tanto iniciativas gubernamentales como una tarta de cumpleaños para su hija; O a Doug McMillon, Presidente y CEO de Waltmart, leyendo una carta dirigida a todos aquellos empleados (a los que denominaba héroes) que estaban, cada día, en primera línea.

En los dos casos, ambos mostraron su lado más humano, empatizando con los problemas de los ciudadanos o revelando facetas del día a día comunes a la inmensa mayoría de las personas, al margen de que dirijan un país, una empresa o, ‘simplemente’, su propia vida.

Este tipo de prácticas demuestra que estos (y otros muchos) son líderes que han sabido adaptarse al entorno, abogando por la transparencia como fórmula para conseguir la tan ansiada confianza que cualquier marca necesita para lograr sus objetivos. Y después de esto, pero solo después (aunque haya compañías que pretendan comenzar por el final), llegará la mejora de la reputación y, con ella, la atracción del talento de una forma ‘orgánica’.

INSCRÍBETE en nuestra webinar en abierto si te interesa la gestión de redes sociales y la optimización de su uso.

Será impartida por Patricia R. Cima el 12 de Mayo a las 18 h de España.

Categorías

Entradas recientes

CONTÁCTANOS