Ésta suele ser una frase que, bien con clientes o con alumnos, suelo repetir a menudo. Sucede como con una casa. Lo primero que debemos hacer, antes de comenzar a construir, es preparar el terreno y realizar un buen trabajo de cimentación que nos permita levantar la edificación de forma segura.

Llevado al desarrollo de la marca personal, esa preparación del terreno equivaldría a una fase previa de indagación y autoconocimiento que nos permita descifrar aquellas habilidades naturales con las que contamos, experiencias, valores e intereses; conocer, por supuesto, aquellos aspectos que queramos mejorar o pulir y observar nuestro entorno para identificar oportunidades o posibles obstáculos que puedan frenar nuestros avances. Solo con una sólida estructura seremos capaces de levantar grandes superficies.

Tendremos que saber, igualmente, qué beneficios aportamos o qué valor añadimos a las personas a las que nos dirigimos (siempre nos dirigimos a alguien: empleadores, empresas, trabajadores, stakeholders…) y cómo queremos que nos vean y nos perciban. Porque nuestro posicionamiento, es decir, ese lugar que ocupamos en la mente de nuestro posible ‘consumidor’ depende, en gran medida, del valor que aportamos y de lo que transmitimos.

Una vez que tenemos claro estos aspectos, podremos ya fijarnos objetivos y empezar a desarrollar una estrategia de contenidos que nos ayude a difundir ese valor que proporcionaremos a nuestros ‘seguidores’ de modo que nos vean como una ‘opción atractiva’. Y para ello tendremos que hacer ‘match’ con esa audiencia (previo conocimiento exhaustivo también) y comprobar que esos temas de los que hablamos, los artículos que compartimos o los debates que generamos les aportan soluciones e ideas. Sin artilugios, por favor.

Y ahora, sí…. Ya podemos publicar el post o tuitear. 

INSCRÍBETE en nuestra webinar en abierto si te interesa la gestión de redes sociales y la optimización de su uso.

Será impartida por Patricia R. Cima el 12 de Mayo a las 18 h de España.

Categorías

Entradas recientes

CONTÁCTANOS